A EUROPEAN LANGUAGES PROJECT

THE LANGUAGE MAGICIAN (El Mago de las Lenguas): Consideraciones preliminares para el desarrollo de tareas basadas en estándares, destrezas y niveles de lengua.

21. julio 2016

Durante los últimos 25 años, el inicio de la enseñanza de idiomas extranjeros se ha desplazado hacia el sector de la educación primaria en muchos países europeos. Este cambio ha ido acompañado de un intenso debate sobre los métodos y contenidos adecuados para una enseñanza apropiada de lenguas extranjeras en las escuelas primarias. Mientras que inicialmente se tomó la decisión de no verificar los recursos lingüísticos utilizados para la enseñanza con el fin de no sobrecargar el proceso de aprendizaje de la lengua extranjera con la supervisión del desempeño, muy pronto se vio claro que la supervisión del desempeño era necesaria no solo por razones de diagnóstico, sino también para evaluar la enseñanza y, lo que no es menos importante, para la comprensión del tema.

Las evaluaciones de nivel académico fiables y válidas son necesarias para registrar los logros del aprendizaje en una lengua extranjera (al igual que con otras áreas de aprendizaje en la escuela primaria) en un momento determinado. Para medir el progreso posible, dos controles de desempeño separados deben llevarse a cabo con un cierto intervalo de tiempo entre ellos. En el proyecto LANGUAGE MAGICIAN actual, hemos planeado hacer exactamente eso: el inicio y el final del cuarto año escolar fueron elegidos como los dos momentos. De esta manera, el nivel académico de un grupo de alumnos virtualmente idéntico, puede ser medido y comparado en dos momentos diferentes dentro de un mismo año escolar.

Para llegar a una evaluación uniforme del nivel académico en la enseñanza de lenguas extranjeras en los diversos países europeos implicados, es necesario consultar el Marco Común Europeo de Referencia (Europarat, 2001). Casi todos los estándares nacionales de educación y los planes marco para la enseñanza de lenguas extranjeras en las escuelas primarias hacen referencia al nivel inicial A1 Plataforma, en el que se definen los estándares del marco de referencia para las cuatro destrezas básicas de comprensión auditiva, expresión oral, comprensión de lectura y expresión escrita en forma de descriptores que indican lo que el estudiante es capaz de hacer en términos lingüísticos. Un examen más minucioso, sin embargo, revela rápidamente que esos descriptores no están lo suficientemente diferenciados para el sector de la escuela primaria o no existen en absoluto para ciertas actividades lingüísticas (véase, por ejemplo, hacer anuncios públicos). Por último, hay que señalar que el nivel A1 debe lograrse después de dos años de enseñanza de lenguas extranjeras, pero, en algunos casos, toma cuatro años. Por lo tanto, con el fin de comprobar el nivel académico al inicio y al final del cuarto año escolar, es necesario el uso de estándares más diferenciados.

Como medida preparatoria, por lo tanto, los estándares educativos para la enseñanza de lenguas extranjeras en las escuelas primarias fueron reunidos y comparados entre sí como parte del actual proyecto del LANGUAGE MAGICIAN en los países participantes de España, Italia, Inglaterra y Alemania. Básicamente, podemos afirmar que los estándares se formulan en todos los países participantes con referencia a las cuatro destrezas básicas, las que se conocen, a veces, como competencias comunicativas. En algunos casos, sin embargo, existen discrepancias considerables en la amplitud de las actividades descritas. Un factor común para todos los requisitos para la comprensión auditiva, por ejemplo, es que el alumno debe “ser capaz de entender frases sencillas sobre temas conocidos y reaccionar de forma consecuente” (cf. BIG-Kreis, 2005:9). En los estándares españoles, por ejemplo, hay también descriptores de lo que el alumno es capaz de hacer lingüísticamente que definen ciertas actividades o situaciones con mayor precisión de lo que el alumno debería ser capaz de dominar lingüísticamente: “Los estudiantes pueden entender la información esencial en los anuncios de productos de interés para los niños (juegos, ordenadores, CD, etc.)” (Estándar nacional de ESL a nivel primario desarrollado por el ministerio de educación en las Islas Canarias). Este abanico de posibilidades se puede encontrar en las otras tres destrezas. A pesar de la diferenciación en los estándares, parece razonable y necesario poner el foco en las destrezas individuales y sus combinaciones para evaluar el nivel académico en los idiomas involucrados, a saber, inglés en España, Italia y Alemania, y español, italiano, francés y alemán en Inglaterra, para lograr, al menos, una aproximación a situaciones auténticas de lenguaje comunicativo.

Además de la estipulación de que los controles de desempeño deben estar relacionados con las destrezas, se debe tomar una decisión en cuanto a qué nivel lingüístico (sub-destrezas) debe desempeñar un papel aquí. Considerando las distintas áreas de la lingüística como base, esto puede implicar los niveles de pronunciación y entonación, vocabulario, gramática a nivel de la palabra o la oración (morfología o sintaxis), funciones lingüísticas, recursos verbales y lingüística textual. Las diversas combinaciones de destrezas y niveles de lengua dan lugar a posibles formatos de tareas para la evaluación del nivel académico previsto. Además, los requisitos del marco técnico de los medios electrónicos utilizados para llevar a cabo la evaluación del nivel académico deben ser tomados en consideración. La evaluación del nivel académico debe ser capaz de llevarse a cabo en formato electrónico en cualquier PC, ordenador portátil, iPad o tableta.

Otro aspecto importante fue la decisión de que los estudiantes no viesen esto como una prueba, sino que la evaluación de su conocimiento de la lengua adopte la forma de un juego de ordenador en el que los participantes usen la lengua extranjera como forma de progresar en el juego. Se consideró detenidamente el desarrollo de un argumento de una historia, el cual, sin embargo, no debe ser considerado en detalle en este punto. Una restricción que tuvo que hacerse a causa de circunstancias técnicas, fue la de no comprobar la pronunciación correcta ya que esto habría requerido un software complicado de reconocimiento de voz. Dado el estado actual de los últimos avances técnicos, sería casi imposible descartar una mala interpretación de las palabras de los niños en edad escolar. Las destrezas restantes para la tarea son, por lo tanto, la comprensión auditiva, la comprensión lectora, y -con ciertas salvedades-, la expresión escrita.

Es evidente que los formatos de tareas utilizados en forma de juego para evaluar la competencia lingüística deben exhibir una cierta progresión de simple a difícil. Esto asegura que todos los estudiantes sean capaces de dominar las primeras tareas en el juego de ordenador. Cuanto más tiempo se juega un juego, más exigentes se vuelven las tareas, de manera que la capacidad lingüística se puede distinguir con mayor precisión. La secuencia apropiada de destrezas comienza con la comprensión auditiva y pasa a la comprensión lectora, o a una combinación de estas dos. La expresión escrita constituye la destreza más exigente para los estudiantes de lenguas extranjeras en las escuelas primarias.

A nivel sub-destreza, una posible progresión sería desde el nivel de la palabra a las frases y luego a las oraciones completas. También es posible evaluar aspectos estructurales y comunicativos de la lengua con tareas sobre la estructura de la oración y la relación apropiada de afirmaciones. La consideración de estos requisitos en el desarrollo de las tareas asegura una extensa variedad de tipos de tareas, de más simples a más complejas, que pueden ser utilizadas para evaluar la competencia lingüística de los alumnos en una forma diferenciada. Es importante no perder de vista la conexión a los estándares descritos anteriormente, sin embargo, y esta conexión debe comprobarse una vez más después de que todas las tareas se hayan producido.

4 de julio de 2016.

Autor: Prof. Dr. Norbert Schlüter (Universidad de Leipzig)

Referencias:

BIG-Kreis (Hrsg.)., (2005). Standards, Unterrichtsqualität, Lehrerbildung. (2. Auflage). Munich: Domino Verlag. (Estándares, Calidad de la Enseñanza y Formación Docente. 2da Edición).

Europarat., (2001). Gemeinsamer europäischer Referenzrahmen für Sprachen: lernen, lehren, beurteilen. Berlín: Langenscheidt.  (Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas: aprendizaje, enseñanza, evaluación).

 

Deja un comentario

Partners

Goethe-Institut
Uni Stra Perugia
Uni Reading
Uni Leipzig
Gobierno La Rioja Educacion
CEP Norte
ALL
Westminster

Associate Partner

Logo: Italian Consulate General in London

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

We use cookies to personalise content and to analyse our traffic with Google Analytics.

Close